Y allí estaba, entre mis manos temblorosas


7 Marzo de 2007

Y allí estaba, entre mis manos temblorosas un aún más tembloroso gatito recién nacido. Apenas tenía unas horas, pero se agarraba a la vida igual que a las tetinas de su madre. Pero no era el único; esta vez, la camada había venido completa: 5 gatos. Y había para todos los gustos: Tres de color blanco y negro, uno blanco y otro precioso atigrado (mi favorito).

Aún recuerdo la sorpresa que me llevé cuando, al entrar en el salón te encontré tumbada en el sofá lamiendo a una "cosa" enana que hacía ruidos extraños y reptaba por la toalla cual rata de alcantarilla se tratase. Entonces comprendí que estaba asistiendo a algo que nunca había presenciado: Un parto.

A pesar de lo que dicen, no me resultó par
a nada asqueroso, es más, disfruté viéndolo. Observé como la madre naturaleza es por definición sabia y, como cada uno sabe lo que tiene que hacer: Ella, limpiarlos y ellos, buscar el alimento en su regazo. Me pareció fascinante y un ejemplo a seguir, todo sea dicho.


Y cuando por primera vez cogí a uno de esos gatos con mis manos, me pareció tan indefenso, tan vulnerable... Enseguida te das cuenta de que esas "cositas" serían incapaces de sobrevivir sin su madre, su progenitora, su fuente de vida.




1 Abril del 2007

Y allí estaba, entre mis manos temblorosas un aún más tembloroso gatito de (casi) un mes. Pero ya no era el mismo, ya no eran los mismos. Los tres pequeños que todavía vivían se habían quedado huérfanos ¿Cómo es posible?

Atrás quedaron los días en los que discutía con mi madre


-Esta gata no es nuestra, mamá. ¡Es-de-la-vecina! ¡Es de ELLA! -. Le decía enfadada - Por- eso tenemos- un- perro -

A mí nunca me habían echo mucha gracia los gatos. Siempre acostumbrada a la fidelidad de un perro, los gatos me parecían ariscos, interesados y algo soberbios. Por eso me negaba en rotundo a que un felino (que encima no era nuestro) alterada la el equilibro que había en nuestro hogar


- Ya, pero es tan bueeeena -. Contestaba mi madre como un niño pequeño.


Y así fue como poco a poco La Gata (que por no tener, no tenía ni nombre, a veces era Gata, otras Bigotillos, y otras Maria Antonieta; dependiendo del día) se convirtió en un miembro más de la familia. De su segunda familia, mejor dicho; porque de vez en cuando hacía una visita de rigor a nuestra vecina, la dueña real.

Al principio me sacaba de quicio que fuera tan silenciosa, que se metiera en los armarios (y no hubiese quien la sacase) y que se afilase las uñas en el rosal del jardín. Pero poco a poco me fui dando cuenta de que era una gata excepcional, puesto que era muy cariñosa.
Siempre venía cuando la llamabas.

Si te tumbabas en el sofá, rápidamente se ponía encima y te daba calorcito en la barriga.
Y tenía el pelo muy suave...

El viernes pasado dejó de venir. Mi madre (que tiene un sexto sentido para estas cosas) me comentó que algo le olía mal, y realmente tuve miedo, porque las predicciones sus predicciones se suelen cumplir en un 99,9% de las veces.

Cuando esta tarde llamó la vecina se confirmaron nuestras sosprechas.







Por desgracia, no todos los finales pueden ser felices.


Ðũļċe Ŀōςϋra


Más y mejores historias en... El Cuentacuentos




*Si tenéis o habéis tenido animales de compañía alguna vez, entenderéis perfectamente mi tristeza y sabréis que no hay cosa más dolorosa que el llano de unas criaturas que han perdido a su madre de una forma tan macabra.
Estés donde estés, gaturri, estoy segura que será
mejor que en este mundo de locos. Probablemente nunca sepa ha sido el degraciado/a que te ha envenenado, pero tarde o temprano pagará por ello.




33 confesiones:

milu dijo...

joder,lo siento mucho,es que hay mucho desgraciado por ahi,el caso es que yo venia a traerte una invitacion pero asi no se si dejartela,porque la verdad me he quedado hecho polvo,te la dejare y que sea lo que dios quiera,pero que sepas que lo siento y que yo tambien perdi una perra una vez por algo igual,bueno,lo dicho,yo venia para invitarte a la nueva casa que he abierto a medias con mi mitad,aki te dejo el enlace,pasate si kieres y nos cuentas algo,un saludo
milu

y otra vez lo siento

a dijo...

Lo siento mucho nena, de verdad. Yo he tenido gatos y jo.. me ha entrado una nostalgia (el negro y marron siempre fue mi preferido)

Miles de besos

Miki dijo...

Se lo que sientes. Yo tb amo a los animales y se me caería el mundo encima si perdiera a mi perrito. De hecho me pasó algo como a ti. Una gata casi clavada a la de la foto tuya merodeaba siempre por nuestro chalet y era muy mimosa. Un día entró por el ventanuco de la despensa y cuando llegamos al chalet, nos la encontramos en el sofá del salón con 5 gatitos mamando de su tripa. Había parido allí. Fíajte que le hicimos una casita de cartón con almohadas. La dábamos de comer... pero llegó el día en que se fue. No sabemos a donde, pero se fue con sus gatitos y no volvimos a verla... Qué triste me quedé!!

Un abrazo!!

мαяια dijo...

Sabes que? Cuando yo tenía unos 8 o 9 años, una de las mejores amigas de mi abuela, me regaló uno de los 5 gatitos que su gata había parido...
Duque, le llamamos, porque era "muy fino" el señorito, jejeje...
Y sabes qué más? murió envenado, fue mi vecino (el vecino de la casa de mi abuela) quien lo hizo... pero ¿y qué haces?, ¿lo envenenas a él?, ¿a su perro?, ¿a algún miembro de su familia?...
Hijos de p*** los hay en todas partes nena... pero tú no te pongas a su altura, porque al final... todos recibimos lo que nos merecemos, eso seguro!
Un besote muy gordo y cuídame mucho a esos gatitos, ¿vale? por mi Duque y por María Antonieta (que yo hoy voy a llamarla así...).

Alma dijo...

Los animalitos son mas generosos en cuanto al afecto con sus hijos. Son mas dedicados. Sé lo que sentis, sé lo que se siente...El hombre mata sin piedad, a quienes pueden enseñarle a amar sin limites, que son los animales. Los oragnutanes crian ellos a sus hijos hasta que sienten que estan seguros para la selva, recien ahi los empiezan a dejar jugar con otros de su misma "edad", y luego los empujan a formar su vida solos...pero los controlan y cuidan desde lejos. El orangutan es el unico simio que tiene el 99,9% genticamente igual al hombre, el otro es el chimpancé pero en cuanto al cerebro. El orangutan no habla, pero no porque no tenga cuerdas vocales, las tiene, solo que no las usa...el porqué?, quizá sabe que el hombre lo lo lastimaría para llevarlo y exponerlo en un circo, bajo golpes, torturas, etc...
Esos gatitos van a estar bien, es obvio que van a sentir la necesidad de tener a su mamá, que estén todos juntos y poneles una frazada para cuando les des la mamadera (comprá en la farmacia unas que vienen que son re chiquitas, asi medis mejor), y mientras toman que rasguñen la frazada y sientan calor...asi no extrañan en ese momento a su mamá.
Soy muy animalera, amo los animales...por eso me alejo mucho de la gente.
Cariños y te acompaño con un abrazo enorme en este momento.

Juanjo dijo...

Yo nunca he tenido gatos; entre otras cosas porque nadie tiene gatos, más bien te tienen ellos a ti. Los gatos son libres, y yo tengo la teoría de que las personas capaces de amar a los gatos son capaces de amar a la libertad, pero eso son teorías.
Cuando era pequeño, una gata deambulaba por la vieja casa de mi abuela, donde pasaba las vacaciones, y la alimentábamos.
Le pusimos un nombre: Mishina (se pronuncia arrastrando la s), y también la vimos parir una vez.
Tengo recuerdos muy bonitos de aquella gata, de color blanco y negro, y de sus gatitos... pero este comentario ya se ha hecho demasiado largo.

Besos.

Roc dijo...

Tengo numerosos gatos y perros y he vivido con ellos experiencias maravillosas (Gatas pariendo, naciendo ayudadas por toda la comunidad de perros de didtintan razas, que alguno son chiquuititos y otros grandes) comiéndole la placenta y trasladando a los recién nacidos.Todo un placer para la vista y para el corazón.
Encantada me voy con tu relatp. besos.

Brian Edward Hyde dijo...

Vaya, mi madre nunca me ha dejado tener animales, pero he de decir que da pena, sí. Supongo que se le coge mucho cariño por el dia a día, por los ciclos de la vida, por ese nacimiento, porque en el fondo forman parte de nuestros recuerdos. Molan los animales y sí, nos hacen compañía. Buen viaje...
Besos Nos leemos ;)

Zorra dijo...

Ay, negra... pobrecito los gatitos y la gata.
Hay gente tan mala que no puede darse cuenta del valor que tiene la vida de un animalito. Se cagan en todo.
Y segurito que la va a pagar, hijo de puta.

Yo entiendo la tristeza que sentís :(

Un besito y gracias por visitar mi blog, perdoná que no haya venido antes. Otro beso.

Itoitz dijo...

Lo siento mucho.
Un abrazo enorme.

___________________ dijo...

Te entiendo perfectamente. Mira, yo también era de perros, pero al irme de casa heredé el gato de la madre de mi pareja (Puff que complicado) y al se les coge muchisimo cariño. El mio también murio (Por que dejó de ser el gato de bla,bla,bla.. para ser MI gato) . Los que nunca han tenido un gato no saben lo que se pierden.

Todo mi cariño para tí y los que como tú aman a los animales.

Poio dijo...

No sabes como te entiendo... yo perdí a Armónico y sentí que moría. Después estuve un par de años sin perros hasta que hace una semana abandonaron 4 perritos frente a casa. Los perritos los pude dar, pero las perritas me quedaron. Ahora Calíope y Melpómene son parte de mi vida, y esta semana me tengo que ir por varios días y ya estoy sufriendo porque no las voy a ver.

Fuerza, y dale duro al hijo de puta que envenenó a la gata.

Saludos.

Anónimo dijo...

que rabia no? la gente no tiene piedad te lo juro.
ahora te quedan esas criaturitas para cuidarlas y que sigan manteniendo su esencia.

Yo tb soy más de perros pero soy alérgica a ambos :s

besitos

Jara

contenedor dijo...

Yo tengo dos perros en casa, uno desde hace ya mucho tiempo y el otro, desde hace un año, lo encontré en la calle detrás de un contenedor de basura y me lo llevé sin más, si ya me sentí mal por el simple hecho de verlo ahí, no puedo hacerme a la idea de lo que le podría haber pasado, ahora por suerte los dos se quieren :p siento que haya pasado eso, que nada lo cambia, pero cuando quieras puedes venir a verlos ;) un abrazo

Verónica Wong dijo...

Estas historias de los animales me llegan mucho, supongo que es porque los veo muy indefensos. No sé que ganarán este tipo de personas envenenando a los animales.
Lo siento mucho por la gata, que por cierto se parece mucho a mi Kiri (mi gata).

Carabiru dijo...

Joooooo
Me has tocado la fibra sensible... de la misma forma murió una de mis últimas gatas, dejando a dos indefensos gatitos de apenas un par de semanas.
Tuvimos que inventarnos un biberón del que pudieran beber leche rebajada, estar pendientes de ellos en todo momento...
Pero al final sobrevivieron, y el esfuerzo valió la pena.

Salu2

alba dijo...

y es que a veces nos damos cuenta tarde del valor de algunas compañias... Los gatos tampoco son santo de mi devoción, pero a lo mejor entendiendolos un poco acabamos aprenciandolos... :(

Yo con estas cosas me acuerdo de mi hamster. Vale si, un bicho pequeño y aparentemente insignificante que me acompañó en la infancia, pero es curioso que no pueda olvidarle, es más, no pude decirle adiós.

besazos preciosa

Tamaruca dijo...

Gentuza. Qué asco me dan.

Lo siento mucho, Tocaya. Te entiendo perfectamente :(

Al menos ha dejado su huella en su camada. ¿Qué vais a hacer con los hijitos?

Mmuaaa...

Dulce Locura dijo...

Muchísimas Gracias a tod@s por vuestras palabras de aliento. Se agradecen, de veras.

Los gatitos están con la vecina (su dueña original), ya sabéis que murieron dos y los otros tres van aguantando. Apenas tienen un mes, pero confío en que sobrevivirán.
El domingo fui a verlos a la casa de la vecina y me puse a llorar... De pena y de rabia. Yo les ví nacer y eso me pone más triste aún.

Lo que me da también mucha pena, es que uno de sus hijos de otra camada anterior se mete en nuestra casa y se pasa horas y horas maullando por las habitaciones buscando y llamando a su madre...


No hay derecho.



Un besazo

Oski dijo...

Sé lo que se siente en una situación así. Esos "pequeños" compañeros aunque esquivos y ariscos siempre llenan de alegría un hogar, siempre están ahí para retozar junto a ti y siempre se muestran cariñosos cuando más lo necesitas.

Ahí queda el recuerdo de los buenos momentos y son los que no se deben de olvidar.

Un abrazo

Alma dijo...

Lamento lo del los gatitos que murieron. No puedo imaginar lo que es perder a mi mamá, me muero detrás de ella (de hecho es algo que siempre se lo digo). Ese gatito debe sufrir mucho, aunque los gatos son mas independientes, mas libres que los perros...pero tienen sentimientos y las ausencias las sienten.
Cariños

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Pues es verdad, a mi se me scapó una perra, una fox terrier, nos tenía locos con sus andanzas, nos llevamos hasta las seis de la mañana buscándola y no hubo manera. Me consuela pensar que estará bien, que si no es así hubiera vuelto, pero algo de mí mismo se fue con aquella perrilla de ojos vivarachos y nervios de acero. Y nunca más volverá.

Larisavel dijo...

Pero que gente! Como son capaces de matar a un animal?? Diosssssss, en ellos me afilaba yo las uñas. En mi barrio eso también pasa muy a menudo, que envenenan a los pobres gatos, y no se dan cuenta de que esa es su forma de vida, por que van a tener que cambiarla...
¿Y que vas a hacer con los tres gatitos? ¿Te los has quedado?

Ay, ahora no hago más que pensar en mi gata Yuly, que sería de ella...

Mil besis

Raquel dijo...

Ay, qué pena me ha dado!!
Yo que adoro a los gatos esto me ha dolido mucho.
Toda mi vida he tenido gatos, bueno gatas menos de mayor que me regalaron un gato y que murió el año pasado después de diez años conmigo... es una pena porque amo más a los gatos que a muchas personas que me pueden rodear día a día, suena fuerte, lo sé, pero es lo que hay.
Muchos besos, guapa y felices vaciones de pascua.

cucoalmeria dijo...

Pues han nacido en una fecha muy señala, espero que los cuiden, son muy bonitos. un saludo.

Anjana dijo...

Sigo sin entender cómo hay gente así... no lo entiendo de verdad..

Infinitos besos!! Y sí, tengo a mi chihuahua bajo la colcha jajaja.

OnDiNa dijo...

Ya sabes lo que te dije, que no estáis seguros si la han envenenado o ha fallecido por muerte natural... En cualquiera de los dos casos, es un palo. Sabes que aborrezco a los gatos, me parecen ariscos, altaneros y desagradecidos por norma general, pero esta gatita era muy maja, se dejaba acariciar y hacer perrerías. Una lástima, pero hay que sobreponerse. Seguro que hasta Laika la echa de menos. Un besazo.

Athos dijo...

No sabes como comprendo tu dolor.
Hace unos meses, murieron mis dos gatos, y la desolación que te dejan es absoluta. Y además de una manera tan criminal..
Bueno, pero ahora debes de cuidar a esos chiquitines para que salgan adelante.
Animo y un beso

Rocío dijo...

Como lo siento...Hay cada salvaje suelto por ahí...eso es de tener muy poco corazón, o mejor dicho, de no tenerlo.

Ahora,ánimo y a cuidar mucho de las crías. Dales mucho amor.
Un beso y cuídate tu también.

Dulce Locura dijo...

Larisavel, Athos y Rocío: Muchas gracias por vuestro apoyo, de veras que se agradece que la gente te de ánimos.
En un comentario un poco más arriba, explico que los gatos NO son míos, los está cuidando la vecina (que es la dueña de los mininos). De momento parece que siguen adelante.


Gracias a tod@s por estar ahí...


Un beso dulce

ninive dijo...

Hola princess, en ocasiones así me da rabia la ausencia sin poder imaginar por lo que pasabas tras aquel toke. Semana dificil pero que ya me podría haber pasado antes por aquí jolín. No te quepa duda de que aquello (porque no es persona) que causara esto pagará por ello. Es un dicho pero no por decirlo muchas veces dejo de creer en el y la naturaleza es sabia y hará justicia, siempre lo hace.
El fondo de tu escrito supera a la forma, y sé lo que sientes. Recuerdas a Nela? Nunca expresé tanto odio como por aquel vehículo que se alejaba.
El caso es que le llamamos animales, cuanto tenemos que aprender de ellos!
Estas cosas me rebelan, malditos!
Un abrazo enorme!

milu dijo...

te he dejado un comentario en el post de pero................podemos ser amigos que lo he sacado de otro blog,por favor leelo y veras lo que sucede jajaja
un saludo
milu

P.d.ya he cambiado eso

popi dijo...

Recuerdo que, hace mucho tiempo,jeje, tendría yo cinco añitos, un vecino de mis abuelos nos llamó con insistencia:
-venid, venid, rápido!!!
Al llegar a su casa vimos a su perrita dando a luz; aquella imagen, aquella secuencia de imágenes jamás se me olvidará: por primera vez supe lo que podría ser eso que se llamaba vida.
Hace casi dos años, una perrita de siete meses, Arale, mi perrita, la que fue nuestra perrita, murió de leismaniosis, por culpa de unos criadores desaprensivos y materialistas.
Fueron meses duros, jodidos, incluso aún la recuerdo con un ceremonial que, si explicara, me tacharían de loco melancólico. No puedo, y no quiero,olvidar todo lo que me enseñó aquel ser en su corta vida.
La peor enfermedad del mundo somos nosotros, los humanos: no tengo duda. Por suerte aún queda gente buena en él. Seguiremos intentando ser felices, a pesar de...
Un beso. :)